VISITANDO BOGOTÁ Y CARTAGENA EN COLOMBIA

Bogotá se extiende a lo largo del altiplano de los Andes orientales, donde los viajeros pueden tardar hasta dos horas en cada dirección para llegar a sus lugares de trabajo.

Las visitas turísticas abundan en Bogotá y sus alrededores. Algunos lugares de visita obligada dentro de Bogotá son el Museo del Oro y el Museo Botero.

El banco central de Colombia fundó el Museo del Oro para repatriar numerosos artefactos arqueológicos que habían llegado al exterior del país. Ahora alberga la mayor colección de objetos de oro prehispánicos. Uno no puede evitar deslumbrarse con los objetos expuestos.

Fernando Botero, el hijo nativo de Colombia, es famoso por sus gloriosos retratos y esculturas. Sus propias obras, así como su colección personal de pinturas desde el Impresionismo en adelante, están colgadas en su museo homónimo en la sección de la Candelaria de Bogotá. El museo tiene el tamaño perfecto para disfrutar sin hacerse largo.

Una opción ideal cuando visitamos Bogotá es aprovechar su amplia oferta de apartamentos. En Apartamentos Amoblados Bogota podemos encontrar apartamentos que nos servirán para reducir los costes de alojamiento que supone un hotel o resort.

Como es esencial para cualquier turista que visita Bogotá, el café debe de ser protagonista del viaje. En el Café San Alberto se puede aprender a identificar los granos de calidad, así como a diferenciar entre los diversos sabores y aromas.

Cultivador de cacao en Colombia

En las afueras de la ciudad, la verde montaña de Monserrate nos llama. El viaje en teleférico hasta la cima recompensa a los visitantes con una vista espectacular de la ciudad.

La Catedral de Sal de Zipaquirá, tallada en una mina de sal a 600 pies bajo tierra en una caverna, se encuentra al norte de Bogotá y ofrece un entorno atractivo para el culto, con sus 14 estaciones de la cruz y capacidad para hasta 8.000 personas.

Bogotá está a sólo una hora de vuelo de Cartagena, pero están a un mundo de distancia. A 2.630 metros sobre el nivel del mar, con ocho millones de habitantes, Bogotá destaca con sus grupos de edificios Tudor de ladrillo en toda la ciudad. En cambio, Cartagena, a nivel del mar, con una población de un millón de habitantes y una temperatura media mucho mayor, tiene un sabor afrocaribeño. La combinación de ambos en un viaje, es un cocktail para el éxito.

Una visita obligada es el Mercado de Bazurto. Bazurto puede ser un poco demasiado auténtico para algunos clientes – pueden verse tarros con ojos de vacuno y existe una aparente falta de limpieza – sin embargo, para aquellos que claman por una verdadera experiencia local, la visita al mercado de Bazurto es una necesidad. También el mercado de Paloquemao en Bogotá es muy acogedor para los turistas y famoso por sus hermosas flores (Colombia es el segundo exportador mundial de flores frescas, después de los Países Bajos).

Cartagena en Colombia

Cuando llega el final del día, las multitudes se reúnen a lo largo del malecón de la Ciudad Vieja de Cartagena para disfrutar de la espectacular puesta de sol, brindar por el final del día y disfrutar de una dosis de música y fiesta antes de regresar a sus hoteles.

Las ofertas, tanto en Cartagena como en Bogotá, son muy amplias, puedes ver un ejemplo en apartahoteles bogota.

Los precios de alojamiento, comida y servicios en Bogotá son ligeramente más baratos que los de algunas capitales europeas o estadounidenses. Existen multitud de guías de alojamiento en las que podemos contrastar los mejores precios de hoteles, aunque un apartahotel siempre suele ser más barato si viajamos en grupos de más de 3 personas.

La seguridad en casi toda la ciudad, a pesar de su sangrienta fama histórica, es muy buena. Los turistas en Bogotá caminan tranquilos por la ciudad y no abunda el hurto más que en otras capitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *