VIAJE A SAN PETERSBURGO – RUSIA


En los últimos años, San Petersburgo, se ha convertido en una ciudad muy visitada y ha pasado a formar parte de muchas de las ofertas que vemos expuestas en las agencias de viajes. Ciertamente, es inmensa y tendremos oportunidad de disfrutar de lugares preciosos, de su cultura y de su arte.
Fue fundada por Pedro el Grande, sobre todo pensando en aprovechar su salida hacia Europa a través del Mar Báltico. Situada en la parte noroeste de Rusia, en el delta del río Neva, es el único puerto de este país al Báltico por la desembocadura de este caudaloso río.
La zona circundante proporciona imágenes bellísimas con apenas elevaciones del terreno pero con las erosiones dejadas por antiguos glaciares que han dado paso a pequeños lagos entre grandes bosques de abedules y coníferas.
Entre los meses de mayo y julio, aparece el fenómeno de las “noches blancas” tan evocadas por los poetas rusos. No llega a ser de noche completamente y los días son muy largos. La luz tan especial en este tiempo, le da un toque de hechizo a las calles y edificios de la ciudad. Desde las instituciones, se dan las indicaciones para apagar durante este tiempo el alumbrado público y asimismo para que sus gente colaboren en hacer lo mismo con el alumbrado privado para disfrutar de estas maravillosas fechas. Los ciudadanos y turistas aprovechan estas noches para pasear y disfrutar este bonito elemento.
El centro de San Petersburgo fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Podemos admirar grandes obras de arquitectura barroca y neoclásica, principalmente. Catedrales, palacios, monumentos y museos conforman su casco histórico. Estamos obligados a hacer una referencia al museo mundialmente conocido, El Hermitage.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *