MARSELLA – FRANCIA

En la costa azul, sudeste de Francia, se encuentra esta preciosa ciudad bañada por el Mediterráneo. Marsella, no es la típica ciudad vacacional que vive del turismo, es un centro industrializado y económico importante que cuenta con un relevante puerto comercial.

La ciudad está bordeada en su costa, por las famosas calanques, así se llaman en francés a las calas, entradas del mar en el interior de la tierra formando bahías; se asemejan a los fiordos pero con la diferencia de que éstos, son estrechos, mientras que las calas son entradas anchas del mar. Al ser lugares muy protegidos, son ideales para la construcción de puertos. Como es de imaginar, las vistas son maravillosas.

Marsella cuenta con un agradable clima mediterráneo, preciosas playas y un importante patrimonio arquitectónico. Toda la costa azul tiene una particular luminosidad que la hace distinta.

Un buen punto de partida es el Puerto Viejo (Vieux Port), repleto de tiendas, buenos restaurantes, hoteles, etc., a un lado, el bonito faro de Santa María y al otro lado la avenida de La Canebière. Al frente, la isla de If, visita obligada de todos los turistas. Aquí, se encuentra un castillo del siglo XVI, particularmente famoso, por la referencia que Alejandro Dumas hace en su novela: “El Conde de Montecristo“.

El edificio emblemático de Marsella es la basílica de Notre-Dame de la Garde, en la que podemos contemplar en el punto más alto, una estatua dorada de la Virgen. La catedral y otros templos junto a algunos castillos y fortificaciones, proporcionan elegancia a la ciudad más antigua de Francia.

Conocido y apreciado por el sentido del gusto de todo turista y ciudadano marsellés es el barrio de Le Panier, donde se prodigan todo tipo de productos típicos artesanales de panadería, bollería y chocolates. Deleite para los sentidos.

MARSELLA!!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *