DESCUBRIENDO ABU DHABI


Siguiendo nuestro periplo por los Emiratos Arabes y después de haber estado en Sharjah, nos encaminamos a Abu Dhabi, capital de su propio Emirato y del resto. No en vano, es el que atesora mayor riqueza y se ha desarrollado espectacularmente en los últimos años. Situado al sureste del Golfo Pérsico, la ciudad alberga la sede del Gobierno, así como a la Familia Real Emiratí. Por tanto, aquí es donde se centraliza la vida política dentro de una gran tradición cultural. Es notable la actividad industrial y dinamismo del comercio que ha llevado a levantar una importante zona financiera, donde las más renombradas instituciones han establecido su sede. Abu Dhabi es la mayor propietaria de hidrocarburos, proporcionándole una saneada economía que le ha impulsado a diversificar e invertir en otros sectores, afianzándose sólidamente el turismo, la industria y el comercio, principalmente.
Los últimos acontecimientos deportivos nos han acercado un poco más su imagen.
Las condiciones de entrada son las mismas que referíamos en nuestro viaje por Sharjah. Recordamos, brevemente, que los turistas españoles no necesitan visado, aunque su pasaporte deberá tener una vigencia superior a seis meses y no debe aparecer ningún visado de Israel. No necesitamos vacunas y podremos cambiar euros con facilidad. La tarjeta de crédito es una forma de pago muy extendida en todo el área. En general, es una zona segura con bajo índice de criminalidad, sin embargo, debemos evitar las aglomeraciones y evitar expresiones o actitudes que pudieran ser interpretadas como irrespetuosas en temas especialmente sensibles como religión, política, etc. Lo más aconsejable es ser prudentes en nuestras formas.
Casi todo el año se puede disfrutar de días de sol y cielos intensamente azules. Si es posible, evitaremos viajar entre Mayo y Octubre; en esta época, las temperaturas son especialmente altas con un mayor grado de humedad.
Las casas son confortables y muy bien acondicionadas, se advierte enseguida que estamos pisando una zona de alto poder adquisitivo; los amantes de los coches de alta gama, podrán contemplar por sus calles los modelos más exclusivos. La ciudad sigue creciendo a un ritmo de vértigo con macroproyectos que más bien, parecen de ficción.
Los árabes hacen honor a su sentido de la hospitalidad y su actitud suele ser de agrado, pero teniendo en cuenta que estas ciudades ya son totalmente cosmopolitas y conviven personas de multitud de países.
Será un viaje interesante y enriquecedor que incluiremos entre nuestros preferidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *