DAMASCO (SIRIA) – LA CIUDAD MAS ANTIGUA

Con varios miles de años, Damasco, es la ciudad más antigua del mundo que ha permanecido habitada permanentemente. Capital de Siria, país de Oriente Medio, situado en la orilla oriental del Mar Mediterráneo.
Como ocurre con ciudades de gran historia por las que han pasado diversas civilizaciones y han formado parte activa de los primeros relatos de los que se tiene constancia escrita, pueden distinguirse con claridad, dos partes muy diferenciadas, la ciudad antigua con milenios de existencia, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1979 y la ciudad nueva con modernos paseos y edificios.
Alrededor de la ciudad, todavía se conserva parte de la muralla romana y ocho puertas de entrada, cada una con su nombre y significado. El centro de la ciudad es bullicioso, debido en parte, al intenso tráfico. Mezcla de muy diversas culturas ofrece a los turistas una rica muestra de monumentos, mezquitas y mercados.
En términos generales, Damasco es una ciudad segura y con buenas condiciones sanitarias, aunque por precaución lo aconsejable es beber agua mineral y tener cuidado con las hortalizas, verduras, etc. debido en ocasiones, a la comercialización en el exterior y especialmente en verano, donde las temperaturas pueden hacer más prolíficas las contaminaciones. No es obligatoria ninguna vacuna, excepto para turistas que lleguen de países con epidemias.
La moneda puede obtenerse con facilidad en los mismos cajeros automáticos. Pueden utilizarse euros y dólares en la mayoría de hoteles y restaurantes, la tarjeta de crédito está poco extendida. Los mercados ofrecen lo más original y variopinto, donde abunda la artesanía y como en este tipo de mercados, se estila y espera el regateo. Debemos desechar la compra de objetos antiguos o arqueológicos, incluso sus reproducciones, porque a la salida del país, nos revisarán el equipaje y las autoridades sirias pueden retenernos hasta su verificación. Son muy meticulosos en este tipo de piezas.
Para la entrada en el país, necesitamos el pasaporte vigente con visado que lo facilita la Embajada de Siria. Además de rellenar una tarjeta por duplicado que nos sellarán las autoridades y debemos guardar cuidadosamente porque deberemos entregarla a la salida del país. Un pasaporte no puede exhibir ningún visado de Israel o sellos de entrada o salida de este país, incluso a través de Egipto o Jordania, porque se le prohibirá la entrada a quien lo presente.
Visita obligada a la parte antigua: la Gran Mezquita de los Omeyas (en la sala de oración, está la tumba de Juan Bautista), el Palacio Azem
DAMASCO ENRIQUECEDORA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *